Crecer / Tiempo al tiempo

“Nada es permanente, salvo el cambio”

– Heráclito

He estado pensando mucho en estos días. Ha pasado tan poco y es tanta la información que estoy procesando que es un poco tedioso. No estoy mal, un poco nostálgico quizás, pero mal no. Ayer vi Annie Hall, considerada la mejor película de Woody Allen, trata sobre la historia de Alvy Singer, un comediante que, tras haber roto con Annie Hall hace un año, no sabe aún por qué fue que la relación se acabó. Me bastó tan solo unos minutos observando el film para entender los motivos: Alvy es un imbécil egoísta, un neurótico que decide vivir su vida de manera tan miserable como si eso lo hiciese mejor que los demás, tan ensimismado en sus ideas que no es capaz de poder disfrutar de su existencia ni la del resto. Ya la había visto dos años atrás y recuerdo vagamente que en algún momento consideré un modelo a seguir este personaje de la narrativa audiovisual, pero ahora, con estos nuevos ojos, percibo el sufrimiento que ha de ser aspirar a convertirse en algo así. Al final sí me gustó la película, me ayudó con la catarsis y a interpretar varios detalles de mi vida propia.

He estado cavilando mucho en estos días. Mis razones para alejarme de una persona especial, mis acciones, mis actitudes. La naturaleza del ser humano, ¿es única y se mantendrá así vigente? Un amigo, quien gusta de Marina and the Diamonds, me comentó que la vocalista habló en una oportunidad sobre la depresión y la ansiedad que sufría: << Aunque no recuerdo exactamente lo que dijo, la idea era que ella solía creer que el ser depresiva era parte de su personalidad o que había nacido de esa manera, pero que fue impactante darse cuenta de que no es necesariamente el caso>>.

Retrocediendo sobre mis propios pasos, decido examinar con detenimiento quién era hasta antes de cuestionarme a mi mismo. Durante mucho tiempo he vivido con ideas dogmáticas (dícese de afirmaciones de verdades absolutas e irrebatibles) que me han hecho daño. El asumirme en determinados momentos como alguien que necesita sufrir para recordar que la vida en sí es eso, el subestimar al resto, el poner en altares a ciertos sujetos, el cerrarme en una postura única, el creer decididamente que debo planear cada aspecto de mi vida e incluir a personas en ello como si eso fuese posible, como si fuese un dios que puede dominar todo este espectro, el estresarme por ello, presionarme y presionar al resto de personas para que ocurra algo que yo deseo.

Me parece, si mal no recuerdo, que fue Mao Tse-Tung quien afirmó que cuando una idea fracasa es porque no está acorde a la realidad. Es por eso que he fracasado durante tanto tiempo en mis relaciones personales. El exigirle tantísimo al resto cuando lo más probable es que deba de exigirme a mi mismo y no esperar nada de ellos. Aunque suene trágico, no lo es. No es negativo francamente este hecho, es enterarme que mi naturaleza no está determinada desde que nací, no está predicha: está en constante cambio. El haber pensado que he sido de una forma desde toda la vida no significa deba de continuar igual los días venideros.

Estoy saturado de mi mismo, mas no estoy ahogado. El tiempo que continúe avanzando en esta vida ha de ser para progresar por y para mi identidad. El quien soy yo no estará completo jamás y eso me gusta como no tienen ni idea.

Marty Vargas

Anuncios

Autor: martyvargas

22. Filosofía @PUCP / Comunicación @UdeLima / #SMM. Pizza, tabaco, gatos, 🥁, scooter 🛵, café, #HIMYM y DC Comics. I'm #Batman. Conociendo mi naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s