Interpretar el tiempo

En una clase Filosofía Antigua me explicaron las posibles maneras de entender la relación entre la filosofía y el tiempo. Una de estas era la de interpretarla como un río en el que transcurre el pasado, el presente y el futuro de manera lineal. Otro proceder sería como el de una fuente de agua de la cual brotasen las ideas de pasado y futuro, las cuales partían exclusivamente de un presente constante como chorro central. Finalmente, la de pensar en el tiempo como si se tratase de un mar: nosotros, los seres humanos, estamos parados en la orilla de una playa y las olas que vienen desde lo más lejano, el futuro, nos engendra una manera de vivir en base a algo que esperamos. Por ejemplo, si tuvieses agendada una cita importante, el tiempo avanzaría lentamente e incluso puede que sea gratificante ese lapso, pero también podría suscitarse lo negativo, como que quizás esperes tu turno para la silla eléctrica y el tiempo se muestre funesto, trágico.
 
¿Realmente podríamos limitarnos a entender al tiempo de una sola forma? Para vislumbrarlo lo más probable es que la gran mayoría de mortales haya pensado en él como un río, como una fuente, como un mar o algo más. Es viable que alguno se decida por un camino en particular con las derivaciones que esta implique; no obstante, ¿qué tan importante puede ser el tiempo? El tiempo tiene autorización para atormentarte incesantemente si le das la chance, si lo sobre piensas. Invertir tiempo en pensar en el tiempo, un círculo ininterrumpido, curioso.
 
El tiempo es a veces tan poco importante que decidimos dejar que transcurra sin preocuparnos demasiado. Vine a una playa ubicada en Chorrillos para estar sentado solo en la arena, escuchar música a través de un parlante portátil y observar a las personas en su cotidianidad. Vine a perder mi tiempo si lo quieren ver así. Hombres jugando con una pelota de fútbol, familias dando vueltas en un mismo espacio, ancianos, jóvenes, ambulantes, perros olfateando quién sabe qué, pelícanos sobrevolando al ras del agua, parejas tomándose fotos, una chica que también parecía estar malgastando sus minutos, cada quien empleando aquello que llamamos tiempo como se le de la gana, tal vez preocupados por el mañana que aún no llega o por el ayer que ya pasó. No somos conscientes de lo que realmente implicaría sumergirse a reflexionar en aquello y aunque de vez en cuando nos surja esa necesidad, quizás se lo correcto no hacerlo tan seguido porque difícilmente se encontrará una respuesta.
 
Marty Vargas
 
 
Anuncios

Autor: martyvargas

22. Filosofía @PUCP / Comunicación @UdeLima / #SMM. Pizza, tabaco, gatos, 🥁, scooter 🛵, café, #HIMYM y DC Comics. I'm #Batman. Conociendo mi naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s